Reflexiones sobre las sanciones de información exógena

Por: Mónica Patricia Alonso Arias

Con ocasión del concepto general sobre sanciones al reporte de la información tributaria surgen las siguientes reflexiones.  El régimen sancionatorio relativo al envío de información se encuentra establecido en el art. 651 del E.T. el cual se encuentra comprendido dentro del libro quinto correspondiente al procedimiento tributario, sanciones y estructura de la Dirección de Impuestos Nacionales.

Las normas de procedimiento tributario son adjetivas.  Al verificar la definición de adjetiva en el diccionario de la Rae, esta corresponde a algo accidental, secundario, no esencial.

En este orden de ideas lo principal o fundamental no es en sí mismo la información sino el objeto o sustento del cual se deriva y ésta se deriva de una declaración que se constituye tal vez en el acto o instrumento más importante que le corresponde cumplir a los contribuyentes, ya que a través de ésta se cumple con la obligación tributaria sustancial como es el pago del impuesto, el cual se origina al realizarse el presupuesto o los presupuestos previstos en la ley como generadores del impuesto y ella tiene por objeto el pago del tributo.

Una vez el contribuyente ha cumplido con su obligación sustancial a través de los formularios establecidos para el efecto, también le corresponde cumplir con el envío de información de detalle de esas declaraciones, pero que no tiene nada que ver con la determinación de las bases gravables del tributo, pues este deber está dado solo para suministrar información y no para liquidar impuestos.

Al decir de Bravo Arteaga en su obra “Nociones Fundamentales de Derecho Tributario”, algunas entidades están en condiciones de enviar información masiva sobre diversas manifestaciones de la vida económica, que permiten confrontar lo realizado por los contribuyentes con lo declarado por ellos, a fin de establecer si existen desarmonías que permitan inferir en la existencia de evasiones tributarias o de inexactitudes en las declaraciones.

Por consiguiente, la declaración tributaria constituye una confesión hecha por el contribuyente al fisco desde el punto de vista probatorio, que debe ser considerada como indivisible, salvo prueba en contrario, razón por la cual la declaración tributaria goza del privilegio de la presunción de veracidad (Art. 746 E.T.)

Al consultar el art. 746 del E.T. la presunción de veracidad se refiere a la consideración de certeza de los hechos plasmados en las declaraciones tributarias o en la corrección de las mismas, carga que en principio lo corresponde a la administración de impuestos Dian desvirtuar.  (Sentencia del 14 de julio del 2016, Expediente 20547, C.P. Jorge Octavio Ramírez Ramírez)

De acuerdo con lo anterior, al corregir la información exógena de detalle, no se corrige la declaración o declaraciones que son el sustento de esta información y por consiguiente no constituye modificación de los elementos que determinan la base gravable del tributo, razón por la cual habría que revisar el fundamento de las sanciones establecidas en el artículo 651 del E.T. para efectos de establecer el daño o lesividad ocasionado.

De la lectura del oficio 0539 emitido el pasado 30 de septiembre por la Dian, el gran argumento de la imposición de sanciones por la información exógena, sobre el cual no se discute su legalidad, es la existencia del artículo 651, del cual venimos a reparar hasta ahora cuando se decide hacer uso de la norma.

No obstante lo que genera incomodidad, no es precisamente que de pronto la administración tributaria haya decidido valerse de esta norma para conseguir mejorar su recaudo por una vía fácil y sin ningún desgaste como es la del incumplimiento de obligaciones formales; sino la forma de hacerlo y el momento de hacerlo, pues no es nada estético el argumento  lastimero de la pandemia, asumiendo actitudes de mendicidad, cuando fue el mismo gobierno con su desacertado manejo de la pandemia, el que dinamitó la economía de tal forma que acabó con la formas de producción y generación de ingresos, situación que llevó al cierre de muchas empresas, cercenando sus propias fuentes de recaudo.

Tampoco es ético que parte de los recursos destinados a paliar la grave situación económica y social del país, sean destinados a reflotar empresas privadas, o se pierdan en los caminos de la corrupción, o se destinen a maquillar una imagen.

Al decir de Cahn-Speyer Wells un estado corrupto está moralmente impedido para exigir el cobro de los impuestos.

3 comentarios en “Reflexiones sobre las sanciones de información exógena

  • Excelente reflexión. Totalmente de
    Acuerdo. Por una parte públicamente se anuncian alivios a las Empresas por la
    Pandemia y por otra se valen del proceso sancionatorio para recaudar recursos. Incoherencia total de Estado.

  • Facilísimo fiscal, después de los efectos económicos nefastos de la pandemia, la autoridad fiscal pone la cereza que le faltaba al pastel. Lo más triste es que a la fecha el congreso tampoco se pronuncia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *